11/2/09

Porque a veces me duermo con el teléfono de memoria,
como si la conversación previa fuese un tesoro
que me lleva al sueño
con Caronte, sin moneda, blandiendo el remo
y otras, me despierto en mitad de la noche
para escribirte versos y pensar los pronombres
porque el amor literario es el que cuenta.

No creo en las palabras grandes,
creo en los pequeños símbolos que explotan en tu lengua,
por eso a veces los dedos cazan mariposas:
para robarte la esencia que subyace en tus rodillas,
fuego de mis entrañas y la camisa de rigor
crucificada con dos pinzas de plástico.

Claro queda ya que cualquiera de tus ojos me sirve
para hacer las piruetas metonímicas
como al pelar la piel de una fruta nueva
bajo el abedul infinito de los años perdidos.

Porque a veces tu voz es auténtica y diatópica;
susurras melodías nuevas con la inercia de las conchas
y no me importa ya la medida
porque tu belleza no tiene término.
De ahí que las palmas se impregnen de salitre
y de olores tan reales como colores oníricos;
el océano es una abstracción absoluta.

Y te juro que no sé nada,
sólo siento el equilibrio de tu piel sobre la mía
escribiendo ya sin manos versos como bicicletas.

Así me escondo: entre los márgenes de tu espalda
y aunque ahora no estés, estás aquí conmigo
porque el ojo está viciado del mal uso,
como las lecturas obligadas del Quijote o de la Biblia,
por eso destrozamos con ansia los cuadernos.

Sólo quiero abrirte los brazos como si fueras un libro
y besarte con la punta del lápiz,
por eso a veces, queriendo, te araño el hombro y paso página;
quiero leerte entera
para llegar al principio, a la primera letra
porque así, y sólo así, las metáforas brotarán libres de mi boca.
Tan cierto como que Madame Bovary también soy yo.
Y ella.
She knows there's no success like failure

4 comentarios:

Blu dijo...

Precioso poema.

Marta Noviembre dijo...

aix, mi niño, es que cada día me gusta más leerte si es que es posible que me gustes más. acumulo cosas que decirte en un saquito, y un montón de besos pequeños para frentes atribuladas como la tuya, y un abrazo de cumpleaños en francés...

yo también a ti

estoy muy contenta

marcos dijo...

Hola Pablo

No sabía que tenías este blog, y me ha encantado, llevo leyendolo toda la mañana...

Escribes como cantas y cantas como escribes... un talentazo...

Te he puesto un link para estar mas en contacto..

un abrazo¡¡¡

Y otro a Marta que el mundo es un pañuelo

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Volvieron mis versos, pero echan de menos los tuyos... ya te he dicho, creo, que me inspiras.

Lástima que no vinieras el sábado. Sigo queriendo comentarte un par de cosas... ya te aviso para otra.

Besos, nos vemos por ahí, espero.