17/8/09

Ves un ejército de margaritas
tras la fragilidad del pie más lento
y los recuerdos falsos
retuercen las ramas de aquellos árboles.

Aquí ya se respira de otra forma.

Las antenas crepitan como leños
y el anochecer arde en las montañas.

No parece que nadie tire piedras al río.

Me gusta el verde lluvia
y el olor preciso del primer libro
sobre el muslo perfecto y la mirada seria.

7 comentarios:

ausente dijo...

creo que voy a intentar aprenderme algunos de estos versos.

love

perni

insomne dijo...

super contundente el final o sera que me senti totalmente identificado con esta parte.....
telepatia poetica??je....
buen poema! saludos

lejos dijo...

Huele y respira. Me gusta.
¿Pero no faltan versos (creo)?

Ay.

Gloria dijo...

preciso... qué buena palabra

Blu dijo...

No tires piedras al río que te lleva la corriente.....

dijo...

me encantaron las últimas tres líneas...

saludos, Mr. Medel.

pablo medel dijo...

Gracias a todos.