1/1/13

[anacoluto]

La palabra. Han violado su significado.
La azarosa apatía de las horas difíciles
nos dejaron las libretas delgadísimas,
con sílabas bobas y fragmentadas:
el solecismo mediático que no da treguas.

Donde quise decir libre ahora digo libélula
y el tiempo parece seguir latiendo
su rutina de rieles desafinados.

2 comentarios:

Rafael Arenas García dijo...

"Donde quise decir libre ahora digo libélula". Me lo quedo

E. dijo...

Desafinados gritos, los vuestros,
que rompéis la semántica del día.
Vendedores ambulantes de palabras
que me engañáis con semáforos en verde.
Vosotros, daltónicos,
hablantes de lenguas que no conocéis:
amago de pintores que no saben de lienzos.