7/1/13

[antanaclasis]

Escalofríos de incienso, piedra y órganos de tubos
retuercen a creyentes que no tienen cura.

Recita la grey los cánticos aprendidos
y el líder sin cabeza salmodia el mitin del día.  
Ahí están las familias perfectas de rodillas vencidas
crujiendo sincopados la madera de los primeros bancos.

Destellos de oro en la pared más alta
y, al sonarles la campana,
se ilumina la vidriera de colores
y la congregación sin duda se persigna.

La tormenta de ideas divinas
etiqueta valores y señala las culpas,
predicando con el ejemplo de la semilla
y el libro de los libros esperando a ser leído. 

Antes de la guerra, la familia se da la paz.
Los hombres buenos ya se han ido;
sólo queda el cepillo que barre monedas
y el chaval perdido, perdiendo su inocencia.

Milagro: 
el grano de mostaza es una antena parabólica.

1 comentario:

Jorge Sánchez López dijo...

Hola Pablo. Soy un chico que ha leído este poema y me gusta especialmente. Yo escribo poesía y he iniciado un blog. Me gustaría contar con gente que colabore en él. Si te interesa o conoces a alguien que quiera colaborar la dirección es la siguiente: http://ondasaladas.blogspot.com.es/
Mi mail es:eneas002@hotmail.com. En todo momento indicaré el autor con las referencias necesarias.