13/1/13

[deprecación]

Idos ya de este mundo
y dejad que la cuerda se parta por sí sola.
Los tigres doradísimos se ahogan en directo
y vuestra sangre negra inunda ríos alóctocnos.

Contad las últimas monedas y saltad pronto:
nadie escuchará este grito de lava caliente.

Agarrad con fuerza esta vez la rama difícil;
el viento duro os arrancará la piel maura
y, cuando todo comience a saltar por los suelos,
no quedará nadie que quiera batir sus palmas.

Pero eso sí:              dejadnos a las flores en paz;
ellas son culpables.

No hay comentarios: