5/2/13

[epanadiplosis]


Palabras libres que resultaron ser palabras
deshonestas por el capricho más académico.
Y si llega el momento de apretarse los machos,
      que no cuenten conmigo.

Mujer objeto como la mundana, mujer
perdida por el duro azote del manatí.
Y la del arte, un corazón con poco gusto
      en vuestras sucias manos.

Ay, qué desatino semántico y medieval.

Femenino, cualidad de endeble. Femenino,
débil y dotado por la fecundidad,
y la gerontocracia de las sillas de letras
      aplaude su desliz.

Varonil valeroso, esfuérzate. Varonil
firme se dice, se fija, limpia y da esplendor
al varón de dios del XIX que no entiende
      ni siente, ni transforma.

Ay, qué indeleble la lenta tinta que os grabó.

Gitano es la persona que estafa y un gitano
goza si conoce carnalmente a una mujer
o babosea, que es obsequiarle con exceso
      y un hurra a la homofobia.

Mi madre es la hembra que ha parido. Y mi padre
el principio, el origen. Uno, espadachín
del mejor amigo humano. La otra, una puta
      de una puta al cuadrado.

Ay, qué canina esta tierra de salvajes cánidos.

Justo es que tengáis un final sin poesía. Justo
cuando niños uniformes canten en colegios
vuestros errores cordiales sin saber jamás
      que apagasteis su luz.

No hay comentarios: