23/2/13

[metástasis]

Y si cuando duermo me muerdo el cuerpo
tan puerco que ya no mira la rima
es porque  la boca ya no da coba
cuando apago  la luz.

Y que ahora grite el tigre con su porte
tan torpe, aunque al final pierda la piedra
que forma mi sueño.

Y poco ayuda que sepa que pesa
si la musa se suma con el morbo
del rombo que en el hombro
del hombre que nombra el nombre que nombra
la sombra sin siembra y la miembro o hembra
que timbra la simbra y la sombra nombra
el nombre de este hombre.

Sombra del hombre que nombra la sombra
que nombra el hombro del hombre en la sombra.
Sombra del hombre en sombra...
y las ideas siguen siendo ideas
de las propias cavernas.

Si donde dije libre, ya lo dije:
no fueron murciégalos; son bilélulas.

Y el silencio de prabalas, brapalas
siempre serán palabras,
como cuando pintábamos a ciegas.

No hay comentarios: