6/3/14

el péndulo se detiene 
si la memoria inunda este espacio
y la búsqueda infinita,
ante el cuerpo oscilante y vencido

en esta ciudad sin tiempo, 
la muerte se ha matado a sí misma
y nuestra flecha de luz 
se hunde en lo más profundo

no hay más que templar la vista

entender que al final el abismo 
esconde otro abismo y más allá
te hundes y te disparas 
hacia otro lugar más alto

todas las sombras de plata 
se esconden sobre la noche limpia
que gira y se estira y mira
las espiras se doblan y tensan
y aquí no se parte nada
la rotura ha de ser otra

un hilo invisible cuelga 
del suelo y conecta lo de arriba 
con el centro: terrible esqueleto 
oculto así en la penumbra
envuelto con piel de tierra

y qué más da
si por más que estires
hacia la altura nuestro cuerpo 
las raíces empujan, retienen 
como todas las tumbas anónimas
víctimas del empuje fractal
    
el mundo ha desplazado el espacio 
de otro mundo más firme y más pleno, 
más vivo, y entonces amanece
uno sobre otro 
                      y a la vez
otro también sobre uno

1 comentario:

lunáticasuicida dijo...

Joder, quiero creer que solo existe este mundo.
Qué buen descubrimiento.