27/10/15

De camino al trabajo siempre me saluda este amigo. La leyenda poblana dice que una noche, mientras el vigilante de la catedral dormía, estos ángeles subieron la gigantesca campana de ocho toneladas de badajo y la colocaron en la torre principal.  Oh, City of Angels!



No hay comentarios: