7/11/15

En breve, toca hablar de gastronomía. Mientras pienso (y así me dejo ver y comprueban que sigo vivo), ahí les dejo mi primera chamoyada. O lo que es lo mismo: salsa de chamoy, chile acidulado, chabacano, mango, guayaba, polvo de tamarindo y golosinas locales: dulces de orozuz, panditas, dientitos, borrachitos y otras chucherías, con su diminuto de rigor. 
Descuiden: en breve, vendrá la cosa seria. Esto es, chalupas, tlocoyos, cemitas (las de Carmen, se entiende), gorditas, memelas, paneques, esquites, chapulines, tamaletes, pozole, tacos de lengua, chiles de todo tipo… y una lista infinita de aguas: de tamarindo, de limón sevillano, de horchata, de flor de jamaica y muchas más que ahora no recuerdo.
Lo dicho. Prometo ordenar y documentarlo como es debido, que aún no tengo fotos y, obviamente, me faltan cientos de platillos por probar y descubrir.
Tiempo al tiempo, que ahora estoy mi lista de palabras y términos nuevos, con sus maravillosas confusiones semánticas. Aún me falla el acento español, bajar de altura y conseguir un poco más de melanina... pero todo llegará. 
Ea.


No hay comentarios: