24/1/16

Hoy arranca mi quinto mes en México. No sé si es mucho o poco. Aunque sí que es cierto que aquí el tiempo (más bien, su sensación) avanza de otra forma. Hoy fue una mañana tranquilísima de paseo, bailes folclóricos en la Casa de la Cultura y encuentro fortuito con la Palafoxiana: la primera biblioteca pública de América, con más 45.000 volúmenes donados, allá por el siglo XVII, por el obispo Juan de Palafox y Mendoza. No andaba muy desencaminado Rafael Hernández cuando escribió la letra de aquel corrido sobre la ciudad que ahora habito. No hay más que pasear de noche, y descubrir una luna enorme escondiéndose sobre la torre vieja de la catedral zocalina, para darle razón. Pues sí. Que pasa el tiempo y uno se olvida: sí que es chula Puebla.



No hay comentarios: