5/7/16

Qué palabra tan rara. Me gusta que tenga una eñe, eso sí. A pesar de que sea artificial; los fenicios, y luego los romanos, no la escribían así. Obvio. Estos días se escucha mucho. España. Y me llama la atención ese choque fónico de lo fricativo y oclusivo de sus consonantes enfrentadas. De ahí que se pronuncie de formas tan diferentes. Es lo bueno de tener tantos idiomas y variedades dialectales en este país. Imagino. Su significado, que es lo que me interesa, es complejo y extraño y tiene una carga semántica emocional increíble, según quién la pronuncie y desde dónde, claro: normal, por otro lado, con cualquier palabra que nombre a un país y , por ende, a su selección deportiva. Y cuando se busca la vida en otro país y se es de España, uno se ve obligado a usar el sustantivo por pura educación (qué manía por preguntar el origen) y, claro está, a improvisar ese vínculo emocional. Y, para qué engañarme, cada vez me suena más lejana. Y me cuesta más. Es raro. Y me gustaría tener una respuesta. Y más ahora que este mes estoy de paso en… España.

Llevo un buen rato haciendo el ejercicio de repetirla muchas veces, muy despacio. A nivel fónico, me resulta cada vez más incómoda. Sobre todo porque, sin querer, se rompe por donde no debe y me quedo con la idea de algo abstracto que no entiendo que es la paña y, como sigo repitiéndola sin parar y no sé lo que significa, el subconsciente me obliga colocar en su lugar palabras que sí comprenda. Automáticamente el cerebro coloca partículas al ya de por sí falso sufijo, para salvar el sinsentido de esa falsa paña, antes de que convierta en baña o faña, que sí son algo. Así, acabo escuchando de mi boca palabras como empaña o espadaña, que derivan en engaña o legaña, se transforman en entraña o huraña, me descubren cucaña o castaña… y así hasta el infinito.

Sigo igual que antes.

España, España. Texto completo en Planisferio

2 comentarios:

Daniel Namek dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Daniel Namek dijo...

Curiosa visión de una palabra tan polisémica en la actualidad.