13/9/16

Gran persona debió de ser el primero que llamó pecado mortal… a la hueva. Cuando uno comete la osadía de pretender organizarse el tiempo en México y le llaman de Migración para renovar papeles, la flojera que uno siente es inmensurable. Más si trabajas en varios sitios y en tu agenda no hay espacio para la improvisación. Pero no, no pretendo entrar tampoco, como ya se escribió hace tiempo, en largas y profundas investigaciones acerca de ese pecado. Aunque el escenario sea el mismo (funcionarios y un extranjero), los tiempos son otros. Además, qué pereza escribir sobre la hueva, ¿no?

Vuelva usted ahorita. Texto íntegro en Planisferio.

No hay comentarios: