28/10/16

Yo también quiero ser versolibrista.
Marcar mi propio acento en lo sonoro
y gritarle al espejo: ¡Puedo solo,
libre al fin de las reglas y las rimas!
Yo también quiero ser un gran artista.
Confiar en que puedo ya con todo
y reírme en la cara de los tontos
que memorizan tanta teoría.
Ay, si tuviera el don que tienen ellos.
¿De dónde sacarán tantas ideas?
¿De dónde tanto arte, tanto verso?
¡Ay, qué envidia! ¡Qué lástima! ¡Qué pena!
Una vida a la sombra de los genios,
callado aquí, sin nadie que me lea.

No hay comentarios: