25/5/17



Y se terminó la última clase del taller de Escritura Creativa en La E. Todos los cursos son especiales, pero éste lo ha sido por partida doble: aquí empecé a trabajar cuando llegué a México en 2015 y en estas ocho sesiones he comprobado (una vez más) la maravillosa literatura que tiene este país. En primer lugar, los textos del grupo (cada vez los disfruto más) y, por otro, nuestras referencias, que esta vez han sido Arreola, Elizondo, Rulfo, Revueltas y López Velarde; y Dávila, Arredondo, Garro y Poniatowska, que falta hace en este país dignificar, estudiar y difundir el trabajo de las mujeres. Dicho queda. A reinventarse otra vez y ver qué nos depara este año. Como cada verano, todo en el aire, aunque esta vez con muchas lecciones aprendidas. Y no sólo literarias. 

No hay comentarios: